gustavo aguero mendoza

LA LUZ QUE ILUMINA MI CAMINO


Yo recuerdo un día,
en que todo lo perdía,
estaba a punto de agonía,
hasta que llegaste tu y viví en armonía.


Sentí que me vida cambiaria,
por fin saldria de esta melancolía,
todos los días te pensaría,
y mi amor siempre te lo daría.


Alla en el monte
escuche tu voz ,por caridad grito
que no se borren mis huellas al atardecer
espero en la trastienda
que el amor se me arrime.

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.