Elisabet Mallol Lopez

AHORA QUE HABLAMOS…por teléfono

 

Qué discursos los nuestros

cuando el tiempo se embelesa

en el tic-tac de los segundos,

en el ronroneo de los minutos

pues ni avanzan ni tropiezan.

 

Perdida en su telaraña,

nuestra ternura en palabras

evitará el símil, la gran metáfora,

el simbolismo, las teorías sagradas

mas libre, vibrará en su música.... descalza.

 

De ella no hablarán los libros

ni harán queja en el mundo, los diarios

tan sólo la vulnerable memoria

hará de lo nuestro lo más suyo

en este teatro que es vida, que es ensayo.

 

Pero, que más nos da, qué nos importa

si en su viaje, los milagros desoyen su derrota,

si todo bien es la pura carcajada de los idiotas,

si nuestro sentido silencio es el que se deshoja

en este diálogo que carece de prisas y de demoras.

Comentarios1

  • kavanarudén

    Delicado, suave cual brisa mañanera.
    Nobles sentimientos expresado en letras.
    El querer detener el tiempo con palabras, con ese contacto que nos une a una persona querida.
    Un placer leerte
    Feliz fin de semana.
    Kavi



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.