Peniel Ramirez

Pseuda lumbre

Cuando el aire que respiro, trae tu nombre
y mis ojos no te encuentran
y se hace sequedad la boca con la que ya no te llamo,
me llena, ardiente de un vacío parecido a ti, la noche,
aun esté el sol radiante y yo viva dentro de seuda luz.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.