benchy43

MARÍA HODUNOK (Q.E.P.D.)

 

Se nos ha ido María, la humilde, la buena María.

Por sus letras pasaron el amor y la sencillez

con el brillo propio de una excelente pluma.

La conocí hace unos años en una reunión de poetas en Buenos Aires.

Llegó callada y se ubicó casi diría, tímidamente junto a nosotros,

era nueva en el grupo. Sin embargo, no tardó en congeniar con todos,

con esa dulzura que la caracterizaba.

Así era ella. Naturalmente modesta, siempre brindando apoyo y cariño.

Recuerdo que por un tiempo me escribía “tengo tu libro bajo mi almohada,

y  leo cada noche una poesía  o dos”.  Admiraba mi poesía, pero yo la admiraba

a ella, a su ser lleno de luz, amor y de esperanza.

Se nos ha ido María y estoy muy triste.

Tan triste que no hay poema porque las palabras se escapan, se esconden,

porque las lágrimas se caen. Porque María ya no estará entre nosotros.

 

Que en paz descanses, querida amiga, nunca te olvidaremos.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.