J.R.Infante

Chalchiuilt



Chalchihuilt se ha instalado

en mis sentidos para darte a ti forma

inmortal en el tiempo, para ser

defendida con rodela y espada.

Chalchihuilt de mis noches

marcadas de cal, de tu pueblo

y el mío, crisoles de aulaga,

yo te aliso el camino hasta mi puerta

mientras vuelo a tu tierra embelesado.

Crearé un nuevo mundo sin ricas piedras,

sin hidalgos ni plebe, con mares de besos,

con infantes que dancen

                                       por el siete de julio.

Beethoven se ha hecho fuerte,

                                              el calor me sofoca,

tu allá en la llanura, Chalchihuilt,

repasando mis versos de pelo endrino,

penetrando en el trasmallo de mi conciencia.

Si algún día pudiera

recitarte al oído las asonancias,

colocarte un zarcillo de pleonasmos,

ni caciques, ni reyes, ni emperadores.

                  Mi pluma

                        y

                   mi verbo

en tus siglos de brazos aterciopelados.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.