RICARDO V

DESDE LA QUIETUD

Desde la quietud de un mar sereno
todo es más claro en el horizonte
pues toda paz que la noche esconde
le da la vida a mi sentir más viejo.

 

Es llama que enciende lo que llevo
lo que me acompaña transparente
y al silencio de la mar que me envuelve
me acorralan como vivos los recuerdos.


Desde la quietud de un mundo en sueño
me estrecha sedosa la nostalgia
y al sentir sus brazos que me abrazan
en el mar de mi pasado me sumerjo.

 

Es un mar cubierto de espejos

el que arrastra mi vida ya apagada,
figura de gloria iluminada
y me asaltan como rayos sus reflejos.

Desde la quietud de los momentos
que nacen con el anochecer,
abro mi conciencia y alcanzo a ver
cercano lo lejano y a él me entrego.

 

Todo deja marca en el recuerdo,
nada nos borra lo ya vivido,
como estatua hecha de granito
es el pasado de cada cual eterno.

 

Vuelven los detalles del misterio
de lo que nada es pero lo fue,
el hoy mañana será el ayer
y lo escribiré desde la quietud del tiempo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.