Melvin Quintero

Niño

Nunca fui niño.
Cuando traté de serlo
volví a nacer
del vientre y del agua;
nací del espíritu.

Tampoco fui ángel ni hijo,
sino manta y mugre en los dedos.
Un errante descalzo
y liberto desprovisto de madre.

Fui sólo un augurio,
un anhelo posible.

Nunca fui niño,
porque caminé siendo anciano,
y no conocí los albores
excepto ceniza y palabras.

Hoy soy un infante,
alumno con gafas
tomando notas al azar,
un aprendiz de matemática,
lengua y valores.

Soy un travieso filósofo
escondido en una biblioteca
y mi maestro me busca
(también mi padre lo hace
aunque conoce mi escondite).

Nunca fui niño.
Años atrás era un gigante cautivo,
grano de arena,
aliento de ostra
y ahora soy el ala de un águila.

 

Melvin Quintero

Comentarios3

  • Toqui

    En la hostilidad total

    • Melvin Quintero

      Interesante perspectiva

    • dogma

      Me gusta la ultima linea.
      El águila , el vuelo y la buena visión .
      Planeando .

      • Melvin Quintero

        Me alegra que te haya gustado esa línea.

      • alicia perez hernandez

        INTERESANTE LEERTE.

        • Melvin Quintero

          Para mi es un gusto saber que me lees. Un abrazo



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.