el brujo de letziaga

-- A la orilla del viejo río --

A la orilla del viejo río,
lo umbrío,
me absorbe cada poro
y al verso mío...

En reposo,
en este lugar bendito,
sobre un peñasco de granito
y del sol escondido...

Miro asombrado,
a los cuerpos de ingentes troncos,
con pájaros sencillos,
y corazones volando entre pinos...

Cuán bello sitio,
del cual me llama su encanto,
su leve concierto,
y de la corriente su movimiento...

De hecho... tras mi corazón cristiano
en un éxtasis activo,
vivo al Dios Creador alabando
en sumo regocijo...

Comentarios1

  • Tokki

    El poeta está en medio



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.