VICTOR SANTA ROSA

PERDÓN.

   PERDÒN

 

Perdone señora:

Aquel beso tan ansiado,

que daba en su frente;

 

Sorbo de un beso deseado

que desdeño ese sorbo,

bebiendo en su torrente.

 

Sí; De ese apetecido torrente,

de sus labios de fuego

y que ansioso y osado,

besé fervientemente.

 

Le pido perdón humildemente,

por este amor que dentro llevo

y se metió a mi alma sutilmente.

 

Perdóneme por amarla.

Nuevamente, le ruego.

 

No quise profanar su cariño de amigo,

sólo amarla con este amor quizá imposible

y la llevo en el alma en verdad se lo digo,

aunque su alma a mi amor sea insensible.

 

Más no por insensible a este amor,

su corazón a amar sea inmune;

Que duro un  amor que se consume,

cuál rescoldo que pierde su calor.

 

No culpa usted señora,

por ser sutil y bella,

como no culpa la estrella,

si al cielo enamora.

 

Ni tampoco yo he pecado,

por amarla ciegamente,

cuantos viendo no han amado.

Y sí; Ultrajado vilmente.

 

Autor: Víctor A. Arana.

(VÍCTOR SANTA ROSA)

Septiembre 8 del 2019.

 

 

Comentarios2

  • GaiaGea

    Una historia muy hermosa. Dentro de la dulzura del mismo se siente la desolación que produce.

  • VICTOR SANTA ROSA

    Poetas muy honrado con su presencia. Saludos cordiales.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.