Julio Noel

Eres tú, oh bendita aparición

¿Eres tú, oh bendita aparición,

la montaraz y esquiva cervatilla

que del frondoso bosque en la orilla

huyó de mí como una exhalación?

 

Tu beldad cautivó mi corazón,

pues aun más que los rayos del sol brilla;

un célico astro eres tú sin mancilla,

divino dechado de perfección.

 

No me cansaría de ver tu belleza

si te dignaras quedarte a mi lado

para vivir siempre juntos los dos,

 

pero desapareces con presteza

cuando aún no he llegado a tu costado

sin dedicarme siquiera un adiós.

 

Canciones de amor.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.