RICARDO V

LA MARGARITA Y EL TULIPÁN

Tulipán de bello porte,
de fuerte cabalgadura,
destacas entre las flores
por vigor de tu hermosura,
presumido, erguido, noble,
eres del sol y la luna,
y miras al horizonte
presumido de locura.

 

¡Hay! Tulipán encarado,
te dio la espalda la tierra
porque dejó que a tu lado
la margarita naciera
y tú por ella esposado
la miras y la deseas
porque te has enamorado
de la flor más verdadera.

 

Tulipán de roja sangre,
de sangre que en flor germina,
luces vestido con traje
de primavera florida,
ella no quiere mirarte,
tú le rindes pleitesía,
mala suerte enamorarte
de una linda margarita.

 

La quieres con la mirada,
despiertas cuando está ella
abrazando al sol del alba
cada mañana más bella,
el tiempo se te desgrana,
la primavera te reta
porque morirás mañana
marchitado ante su puerta.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.