Carlos Edu

Bienvenido

Bienvenido, oh mi odiado fantasma,

a acechar una vez más las puertas de mi alma,

a derribarme cada día 

mientras finjo tener alegría.

 

Mas no estarás solo,

te acompañará mi tristeza

más estará llena de indiferencia, 

 

te acompañará mi silencio

mas no esperes que te responda

de los secretos que sobre mi esconda,

 

estará contigo mi apatía

no importándole que estés con ella día a día,

no tomando en cuenta tu presencia

pues le causará desdén tu existencia.

 

Bienvenido fantasma, sin nombre ni rostro

pero lleno de cortes y quebrantos,

sin voz ni conciencia

más mis labios siempre silencias

ante el daño que me causas 

 

Bienvenido, oh fantasma del poeta 

pasa y llena mi corazón una vez más de versos de amor

haciendo bellas palabras mi mal peor,

 

reclina en mi ser tu cabeza 

mientras me abrazas fuertemente

y me haces una vez más tu escribiente.

 

Llena mi ser de tu escalofriante dulzura

haciendo de mis letras tu más bella figura,

inunda una vez más mi ser de tus versos

haciéndome de tu sentimiento el más infringido preso.





Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.