Gonzalo Ramos Aranda

Don Juan Rivera Curiel

"Risueño, amistoso, fiel."

Centuria, mil novecientos,
de viejos, añejos, vientos,
el año del treinta y cinco,
tiempo de pasado ahínco.

Once de diciembre, el día,
preludio de esta elegía,
llegó presto, a nuestro mundo,
Juan, católico . . . profundo.

En San Lucas, Tecopilco,
poblado que identifico
allá, en bendita, Tlaxcala,
donde a tal mártir se alaba.

Sus padres, Juan, Magdalena,
orfandad, ausencia plena,
a tres años, desventura,
mas, sin perder la cordura.

Gracias a José, padrino,
fue forjando buen camino,
de ayudante panadero,
a la labor puso esmero.

Destinos historias marcan,
en los Aluminios Alcan
no más un cuarto de siglo,
en fábrica, sin remilgo.

Consciente, de sanos juicios,
aprendió varios oficios,
de plomero, electricista,
la necesidad lo avispa.

En el trabajo, baluarte,
del CONALEP formó parte,
puntualísimo, sin ruidos,
diecisiete años, seguidos.

Vida intensa, personal,
coqueto, sentimental,
casose, formó su nido,
con Águeda, asaz cumplido.

No más le brindó su esposa,
cinco hijos, generosa,
Judith, Juan, Javier, Armando,
Daniel, familia formando.

En el vestir, era un dandi,
gustaba del fino brandy,
con mesura, no seguido,
Fundador, su preferido.

Tabaco, fumó, gran rato,
lo disfrutó, sin recato,
marcas Del Prado, Marlboro,
las aspiró con decoro.

Platicaba en forma amena,
el refranero su emblema,
dichoso, dicharachero,
bohemio, al fin, fiestero.

Festejó, no su cumpleaños,
sino el santo, con hermanos,
el mero Día de San Juan,
compartiendo sal y pan.

Le encantaba el bacalao,
paella, comió, alagado;
los tangos le daban bríos
musicales, lindos tríos.

Sobre todo el de “Los Panchos”,
recuerdos profundos, anchos,
de nuestro Juan añorado,
nos quedan de su pasado.

Emotivo, responsable,
la formalidad, su sable,
amoroso con sus nietos,
todos chamacos inquietos.

Católico, ya lo dije,
la religión fue su dije,
orar y rezar por todos
bondad, compartir, sus oros.

Desechaba la maldad,
mar de la tranquilidad,
parecía, “como si nada”,
mas su carácter brotaba.

Cuando era necesario,
reprendía, sin ser falsario;
pongo fin a esta semblanza
de un hombre que, con templanza.

Soportó, vivaz, ganoso,
padecimiento tortuoso,
el enfisema se asoma,
la enfermedad no perdona.

Dieciocho años a su lado,
con oxígeno de aliado,
la continua nicotina
a la muerte cruel, lo arrima.

Don Juan Rivera Curiel,
quién aguantara como él,
Don Juan Rivera Curiel,
sea por Dios, se fue con él.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Ciudad de México, a 31 de agosto del 2019
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.