Julio Noel

Recuerdas del otoño aquella tarde soleada

¿Recuerdas del otoño aquella tarde soleada,

cuando juntos los dos contemplamos el celaje

que se percibía a través del breve boscaje,

mientras me conducías a tu antigua morada?

 

Nuestras manos entrelazamos en la dorada

sala que regía el semblante de un personaje,

respetable fundador de tu noble linaje,

que no apartaba de nosotros su hosca mirada.

 

En aquel maravilloso momento tu mano

acerqué a mis labios para poderla besar

y poder estrecharte después entre mis brazos;

 

pero tú giraste tu linda cara hacia el anciano

para así, ¡oh cruel ingrata!, poderte alejar

de aquellos mis apasionantes besos y abrazos.

 

Canciones de amor.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.