SANTILLÁN

EXISTIR

La visibilidad de las personas,

No son para todos iguales;

A veces nos sentimos inexistentes.

 

Como no serlo,

Ante tu presencia,

Hermosa dama de cabellera obscura.

 

Me escondo de ti;

Temo por dañarte,

Me veo como un monstruo.

 

Una persona fría,

Sin sentimiento alguno,

Sin saber amar.

 

Tú forma de hablar,

Es tan suave y armoniosa,

Que plasma su sentimiento.

 

Mis manos toscas,

Podrían lesionar,

Tu piel hermosa.

 

 

 

 

Tu mirada que refleja,

Todo lo que puedes dar;

Hablan todo de ti.

 

Mi voz perdida

Y temblorosa,

Le gana el silencio.

 

Yo sin saber amar;

Llegaste a postrarte

Dentro de mí.

 

En un corazón de piedra;

Por primera vez,

Dio reflejo de existencia.

 

Hasta tu llegada.

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.