Uxiel

“Del Caballero”

 

“Del Caballero”

 

No sucumben los ecos de silencio

De una ciudad somnolienta,

Un perro aúlla en la lejanía;

 

Son los cascos del caballo aquel

Que la atraviesa al compas

De las manos que lo guían;

 

Es la estola que recorre al viento

Iluminando la densa oscuridad

De una noche sin huidas



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.