Alberto Escobar

El banco

 

Muero de ausencia

 

 

 

 

 

 

 

 

La vista se me va al banco,
a ese banco blanco donde
al raso pasabas tus noches,
y tus días.
La vista se me va al banco,
aunque hace casi el año
que faltas.
No sé si volaste al cielo
o pasaste a mejor vida
(a un albergue quiero decir).
Sigo pasando por allí y te veo,
aunque mi vista no te alcance.
Te veo con el recuerdo, con aquellos
pistachos que me negaste
por ser infranqueable muro a tus maleados
dientes.
Te veo, porque desde que escribo
soy capaz de ver lo invisible.
Los dos bancos lloran tu ausencia
desde la víspera de unas elecciones.
Pensé en primera instancia
que te trasladaron a un albergue de dicha,
más en el envés del pensamiento
se me alzó una nube negra.
Vivo sin saberlo y nunca lo sabré.
No hice por preguntar en los comercios
de los alrededores, no sé por qué.
Cada vez que paso por allí
de vuelta al descanso del hogar
sigo mirándote, avezados ojos
que van en pos de su instinto.
A veces miro al celeste incierto
que me tapa por si te adivino
entre estrellas, sin acierto.

Comentarios3

  • kavanarudén

    ¿Cuántos secretos oculta un banco? Creo que muchos. A simple vista parecerían insignificantes, pero nada de eso.
    Excelentes letras, atrapan de principio a fin.
    Un placer leerte mi amigo y poeta
    Kavi

    • Alberto Escobar

      Me alegro y gracias Kavi.

    • Toqui

      En la sociedad de consumo que estamos insertos, la palabra banco se me impone en otra acepción. Me pregunto cómo será reemplazada esa banca.

      Un abrazo Albertín

      • Alberto Escobar

        Otro para ti Tokki, y gracias por la visita.

      • Syol Parra

        ...luego de un mar de conjeturas, buscamos las posibles causas que expliquen la presente realidad. Llega entonces la empatía, la costumbre...cuando ésta es rota por el humo de la ausencia nos queda la interrogante que llega a extrangular...

        Que profundidad la de tu poema ! así habla tu alma blanca.....

        buenas noches poeta...

        • Alberto Escobar

          Me conmueven tus palabras Syol, que sí que son sentidas. Gracias por tu visita y tu comentario.
          Un abrazo para celebrar la vuelta.



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.