jodral

cazador nocturno

Negro corazón nocturno

Viejo dragón taciturno

Habitante de mi mente

Maldad cruel he inclemente

Obsceno y negligente

Alegre y rencoroso

Maldito malicioso.

 

Día y noche sin descansar

Su alma quieres devorar

Asesino implacable

La bestia indomable

Cazador de las mil almas

En la oscuridad

Esperas con tranquilidad

Y con absoluta calma

Aguardas el golpe final

Tan rápido y efímero

Reduce la vida a cero

En un solo parpadeo.

 

Quisiera atraparlo

Y poderlo encarcelar

Tratar de encadenarlo

Y al fin lograrle eliminar

Pero con él no es posible

Porque él es invisible

Solo vive en mi mente

Pero no soy un demente

 Veo lo que no ve la gente.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.