Donovan Verwindung

Hiéreme

Hiéreme este corazón seco y turbio
Hiéreme como si él fuera tuyo
Hiéreme en esta penumbra
Donde sólo tú alumbras, donde sólo tú eres lacónica, donde tus palabras humedesen mi alma con cada te quiero, entiende mi amor que sin ti no veo

Hiéreme en mis desvelos donde nada más en ti pienso, donde mi mente ha trascendido a otro plano donde te siento, donde mis deseos te tener tu rostro corriendo por mis dedos ha de ser el deleite que anhelo

Hiéreme porque no siento
Quiero quererte pero tengo miedo
Miedo a lastimarte y verte llorar
Miedo a verte triste y quebrantada dentro de una tribulación por culpa de mis palabras

Hiéreme para no poetizarte, para no decirte lo que siento, para no llorar más encima de este papél donde te estoy escribiéndo

Hiéreme y déjame ir te lo ruego porque te quiero tanto que dejo todo tomándome este riésgo con tenerte entre mis brazos en cada crepúsculo paralizando el músculo que late por ti cada segundo
Pero si te importo, no me dejes ir, no te vayas, quedate aquí.

Hiéreme con tu presencia y amor, ayúdame a existir
Hiéreme con tu sonrisa, ayúdame ser felíz
Hiéreme con te necesito porque te quiero para volver a nacer y así poder lograr ver que en ti puedo volver a querer.

 

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.