Paty Carvajal

El siglo de un instante

Por un instante olvidé

que fui olvidada.

Y te recordé

como aprendí se recuerda

lo jamás olvidable.

 

Y te llevé conmigo a mi mundo

así como el viento a las hojas secas

elevadas al primer contacto.

 

Y te amé…

-sin reservas de nada-

llenándote la escasez de mí

y contemplándote hondo el alma.

 

Y te miré radiante -insistente-

como el fuego con sus llamas más candentes

si con perseverancia quiere alcanzar

al más lejano y hermoso lucero.

 

Todo fue, eterno y fugaz

porque simplemente sucedió

como si el tiempo y los pecados,

la lejanía y la ausencia

no fuesen más que palabras leves

desechables en un segundo.

 

Bordé delicada -y apurada-

cada segundo que se iba…

te conté mil cosas de mí

en medio del espiral flotante

de estar nuevamente contigo.

Y feliz.

 

De pronto enmudecí y

mis labios fueron palomas

que emigraron quizás dónde:

tal vez a la promesa de la montaña

-o quizás a morir cerca del cielo-

cuando por algo recordé

que fui desdeñada.

 

O fue la mirada del invierno

que luego de un extasiado instante

se apodera de tus ojos y besos

y puede más, misteriosamente más…

que todo mi amor y mis versos.

 

O tal vez fue recelo -absoluto miedo-

de que me amaras de verdad e infinitamente…

por indeterminada vez…

¡de nuevo!

 

P-Car

 

https://poesiasdepaty.blogspot.com/2017/08/el-siglo-de-un-instante.html

 

Paty Carvajal-Chile

Derechos Reservados

Propiedad Intelectual

Imagen: de Internet



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.