Bohemio Mexicano

“El Cisne y yo”



“El Cisne y yo”

 

Quería encontrar compañía 
después de volar por encima
de entre las más altas montañas
y por ello cada mañana,
aquel cisne blanco en el lago
se mantenía quietecito
ya que creyó que su reflejo
era un amigo y no el espejo
de agua y con el le gustaba charlar.

 

A él le contaba de sus viajes
de tantos logros y alegrías
de aquellas viejas compañías
y de los más bellos paisajes.

 

Se reía y se carcajeaba
al platicarle siempre lo mismo
pues se burlaba de un halcón 
que el cisne con mucho heroísmo
le había dado un revolcón
y al que dejó viendo visiones
y sí el halcón algo quería comer
pues serían sus moretones.

 

El cisne tan solo miraba
como entretenía a su amigo
pero lo que él tanto pensaba,
era; quiero que vuele conmigo
y día a día se pasaba
soñando en muy juntos volar
y así ya tan solo esperaba
que él, lo quisiera acompañar.

 

Pero aquel día entusiasmado
pensando en volver a emigrar
a su amigo quiso invitar a volar,
y por sentirse acompañado
a nada ya le tuvo miedo
más cuando iba rumbo del cielo
no estaba su amigo a su lado
y al sentirse abandonado
se llenó de tal desconsuelo
que brusco detuvo su vuelo
y triste se puso a llorar.

 

Igual también yo a ella la veía; 
quise muy alto con ella volar
platicábamos noche y día
de tantas penas y alegrías
y siempre la quise acompañar.

 

Pero aquella triste mañana
al ofrecerle fiel mi brazo
para ya juntos emigrar
nuestro vuelo fue un fracaso,
y la verdad no tiene caso
yo ya no lo quiero intentar.

 

Pero si el cisne grazna triste
y lo destroza su amargo penar
congoja más grande no existe
a esta que me hace llorar;
ella a mi no me abandonaba
pero en mi, a otra persona miraba
y en él siempre me quiso inventar.

 

Amigo cisne te entiendo
a veces es mejor volar
tan solo con nuestra compañía
pero créeme que algún día
seguro nos van a extrañar,
más en una cosa me ganas
tú te veías a ti mismo
y no es que sea mi egoísmo
o tal vez mis palabras vanas
pero en mi jamás se fijaron,
veían en mi a otra persona
aunque estuve en cada mañana
y si existí; ni lo notaron.

 

Hermoso cisne ven te sigo
invítame a volar muy lejos
ahí donde no existan espejos
ni la traición ya nos persiga,
vámonos para nunca volver
tú no me dejaras caer
como quien se dijo; mi amiga.

Comentarios2

  • Yajaira Vargas

    El ame es así. A veces te corresponden otras no, debemos pensar que el amor no se puede obligar
    Bellas y tristes letras!

    Saludos

    • Bohemio Mexicano

      No, no se puede obligar, lo que no sé, es si se puede construir o se da solo y de repente. Te mando un saludo afectuoso.

    • alicia perez hernandez

      MM QUÉ TE DIGO SI YA HASTA PLATICAS CON EL CISNE ...
      YA QUÉ MI JAGUAR MEXICANO?
      SI CONTAGIAS TU TRISTEZA.
      NADA PARA REMOJAR LA GARGANTA?

      • Bohemio Mexicano

        Yo no platico con el cisne, yo platico con mi águila real, aunque ya parece chichicuilotito.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.