Efraín Ramírez

Carmina

Vi una muy pequeña diosa

mucho más sensual que el vino,

que tiene un busto divino;

siempre alegre y cariñosa,

bella como mariposa.

Ella se llama Carmina.

Sus pies son de bailarina

-y su cadera de araña

parece un par de montañas-;

¡Con mucha gracia camina!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.