A. Martinez

Desayuno.

 

Escuchándote de menos,
buscándote de más
en cuanto lugar,
sitio,
rincón,
o poema donde
te he guardado,
echando al vuelo
cientos de palabras,
esperando capturar
con ellas en el éter,
trazos de tu olor
y descubrirte
en mitad del camino,
no para atraparte,
tú libertad es parte
de lo que preciso,
sólo para inundar
con tu frutalidad,
mi desayuno
vespertino.

 

Eduardo A Bello Martínez
Copyright 2019



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.