Rodrigo A. Alvarenga

Amor en bruto: sin necesidad ni escrúpulos (Parte 2)

Astro,

muerto,

precioso recuerdo.

Brillo,

destello,

efímero deseo.

Lamento,

yerro,

maldito por tus besos.

 

Amando,

esperando,

tus ojos de encanto.

¡Gritos!

Llantos…

Mi corazón está aterrado,

mortificado,

observando,

ese precioso caminar descoordinado.

 

¿A quién engaño?

 

(Estoy) Asombrado,

mirando tu figura

como un degenerado.

Soñando,

añorando,

una invitación a tus labios.

 

Y...,

si se puede, 

a tu cuarto. 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.