Leomaria Mendes

¿Sera la humildad una enfermedad contagiosa?

Particularmente, pienso que  la falta de humildad, podría ser la incapacidad de uno mismo reconocer sus limitaciones disfrazándolas con exceso de soberbia, o también podría ser una alta calificación de uno mismo, rechazando cualquier síntoma  de simpleza por calificarla como pobreza.

Muchos etiquetan la pobreza como humildad.

Se sienten ofendidos a ser comparados como débiles de orígenes pobres, a tal punto de esconder ramas de un árbol  familiar, plantados en tierras de pobreza y dolor.

Se jactan de humildad cuando quieren ser reconocidos. Con sus labios dicen:

 - Soy humilde.

Pero su corazón actúa  con estrategias matemáticas, esperando que el resultado de esta declaración, sea de soma en su reconocimiento.

Como una pequeña historia que un día escuche, donde en ambiente laboral dispusieran un concurso de calidades, otorgando premios;  A lo más organizado, lo más puntual, lo más constante, lo más humilde, etc…

En la hora de la entrega del premio al más humilde, el ganador no tardo en decir con palabras fructuosas del ego absoluto.

 ¡Ya sabía que este premio seria para mí!

En este momento, el ganador seria propietario de un premio físico, pero perdedor en el premio establecido en dimensiones superiores e inaccesibles a su entendimiento.

Su origen es pobre en conceptos. La humildad es demasiado grande a su comprender.

Si la humildad fuera una enfermedad contagiosa, quisiera yo estar muy cerca de los humildes, a ver si me contagian, pues en muchas ocasiones, he perdido batallas por la falta de más humildad en mis venas.

Bendita seria esta enfermedad de enriquecer la existencia y coexistencia de los seres desagradecidos que aun emanan vida.

Comentarios2

  • Moiséss

    No sé que tan malo sea que su corazón actué matemáticamente, no estoy seguro de hasta que punto puedan las matemáticas ser necesariamente deshumanizadoras.

    No sé bien que es la humildad, pero muchos me la pintan como si fuese pensar, que cada vez que uno sea algo, considerarse menos.
    Por como escribes no creo que te refieras a eso, a menospreciarse constantemente.
    Entonces, prefiero pensar que es lo que yo llamo prudencia, el intentar conocer el verdadero valor propio.
    Sin sobrestimarse, sin subestimarse. Intentar verse a uno mismo tal y como es, en cierta medida, ser autoconsciente.

  • Leomaria Mendes

    Gracias a todos, me alegro que mis letras haya sido motivo de reflexión. Un abrazo!!!!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.