Ben-.

Mi propio horizonte-.

Tenías razón, amigo,

son felices y no sufren.

Si acaso, ya les bastan

sus palabras, para calificar

y ornamentar la base del pedestal,

llena de olorosa, fragorosa

y pestilente mierda.

Así que ahí te dejo: con

tus vaivenes emocionales,

tus plantas, y tus vegetales.

Tus pies descalzos, seguramente

atrapados por la brisa del mar.

Que yo me quedo, silencioso,

avistando mi propio horizonte.

©

Comentarios1

  • Manuel Meneses Jimenez

    Digo que qué bueno quedarse solo, al margen de todo...
    Un saludo.
    Manuel Menéses.

    • Ben-.

      No, es lo peor que puede sucederle a alguien, no encajar y no adaptarse a ningún lado: todo tiene su vertiente positiva y negativa. Un saludo y gracias por tu participación, Manuel!



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.