urescritor

NO DEMOREN QUEMAR POETAS

 

[Para José Manuel Briceño Guerrero, quien, un día, me calificó fascista. Y, antes de morir, me dejó una misiva en la cual aseveraba que mi apellido «Ure» fue usado en el Inglés Antiguo para señalar báquiros. «In memoriam»]

 

Por Alberto JIMÉNEZ URE

 

No vaya, Señora,

A «velorios de poetas»:

Porque hallará en sus rostros

Las expresiones más siniestras

Jamás vistas en ceremoniales funestos […]

 

Ellos nunca imaginan

Que fallecidos asustarán

Más que por cadavéricos […]

 

No vaya, Señor,

Mancillar su reputación social

Mirándolos inferir hermosuras:

Porque callados son igual maléficos […]

 

No vayan, estudiantes,

Mirar bardos puestos

En ataúdes más grandes

Que esqueletos trillándose:

Miradas sombrías y sustos no más […]

 

Nunca atrevan introducir «hostias»

En bocas de versificadores extintos

Fastidiándonos en la inmensidad nada […]

 

¡Propugno que todos los poetas tiesos,

Y algunos móviles,  ustedes elijan quiénes,

Seamos cremados de prisa: sin rezos ni cantos!

Comentarios1

  • Moiséss

    Quemar poetas, Platón y yo nos apuntamos.
    Para celebrar el día de las castas.
    (susurro) "Por cierto no me llamen poeta".
    "Trabajo de infartado"



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.