Katalina Camus

LA BODA MORTUORIA

 

 

El cuerpo desnudo bajo el lienzo

yace imperturbable a la mirada atenta

de la muerte ávida de pasión.

Unas flores muertas lleva por ramo,

el frío mortecino de su toque

cubre la piel de la novia,

el manto negro de la noche

se alza poderoso sobre el novio.

El cuerpo desnudo duerme

sobre una loza de fino mármol,

tálamo nupcial en estas bodas,

el cabello suelto, negro tocado,

las manos cruzadas sobre el pecho,

no hay latidos, no hay llantos.

La pareja se deja llevar

a las tierras del inmenso Hades

donde harán su hogar.

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.