diego leonardo

Selah

Pedí ayuda y no me la dieron

Pedí atención

Ofrecí ayudar y no quisieron 

No confiaron. 

 

No confinarán mis ganas de ser feliz 

Mientras a mi me hablen los pajaros

Mientras los árboles me sientan pasar

Y la sal me abrace

Mientras Dios ponga sobre mi sus ojos 

Y escuche mis ruegos 

Y con amoroso fervor aliente a mi espíritu 

Con detalles magnánimos

No. 

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.