JSDaleman

A la rosa de mi jardín



¡Oh bella princesa!

Tú que no serás

Como ninguna otra.

 

Dama vestida

de rojo carmín

y perfumada

dulce como el Jasmín.

 

¡Oh mujer galante!

Que al entrar en un baile

a los caballeros hipnotizas

y a las damas cautivas.

 

En tus labios

Guardas grandes misterios,

En tus ojos

Guardas grandes prodigios.

 

Doncella que se preparo

toda su vida

para mostrar

su gran maravilla.

 

Cosiste tu vestido

con delicadas puntadas,

maquillaste tu rostro

con suma rigor,

perfumaste tu silueta

con lo más fino,

hiciste esperar

 a tu audiencia

 con gran paciencia.

 

¡Oh gran reina de la belleza!

que donde te paras eres

la más preciosa.

 

Soy el hombre

más afortunado

por haberte visto salir

de tu escondite,

poder presenciar

ese espectáculo.

Además de que tan bella damisela

viviera en mi jardín

junto a claveles,

girasoles
y laureles.

 

Mi tesoro más apreciado,

Mi flor más cuidada,

Mi mayor orgullo,

Mi gran musa.

 

Aunque, tienes espinas

son para protegerte

de ladrones

Y estafadores.

 

Tus espinas sólo

perfeccionan

tu bella figura.

Comentarios1

  • David Arthur

    Lindo poema.

    Saludos

    • JSDaleman

      Muchas gracias,
      Saludos.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.