pupykuba

A ti.

 

A ti, que te vi nacer,
a ti, que te dí el amor,
a ti, a quien dí el calor
y el objetivo de ser.

A ti, crepúsculo manso
de mis noches y mis sueños.
A ti, magnífico dueño
de mis luces y mi canto.

A ti, hermoso adalid
de lo bueno que ambiciono.
A ti, mi dueño y mi encono:
A ti siempre, siempre a ti.

Grande te veo erigido
entre mis musas y enseñas.
Gloriosamente desdeñas
las desdichas que no canto.

Admiro en ti el sacrosanto
placer de sentirte humilde.
Admiro tu grata tilde,
ante lo santo en tu canto.

Ese canto que es tu vida:
Ese,tu grandioso encanto:
Ese, tu gallardo vuelo:
Ese, tu ser de Lepanto.

Eres, lo que quise ser:
Eres, mejor y más santo:
Doy gracias mil, al Señor
Cada vez que me levanto.

Te lego lo que no tengo.
Te lego lo que ambiciono.
Te lego amor...te hago dueño
de lo dulce de mi llanto.

Esas lágrimas que otrora
viste en mis pupilas tristes
ante la injusticia toda;
ante lo bello...es mi canto.

Canto por mi compañera,
canto por tu igual en canto,
canto por las decisiones
que motivaron mi llanto.

Canto al corazón partido,
a los kilómetros canto,
al dolor de la existencia
lejos de mi dulce encanto.

Las decisiones tomadas
siempre me dolieron tanto,
más fue un placer el formarte
a ti, y a mi otro encanto.

Comentarios1

  • Piñeiro

    Preciosos octosilabos. Un placer saludarte y un fuerte abrazo desde España

    • pupykuba

      Gracias por honrarme con tus letras. Un fuerte abrazo de regreso desde México.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.