Juan Desván

Desalma

Descansa, le digo a mi cuerpo.

Me dice que sí, y enseguida duermo.

Ahora todo es transparente,

silencioso, creo estar ausente,

pero sin querer a mi mente siento;

que sin palabras, baila sobre el tiempo.

Me es imposible explicar que existo,

pero mientras que haya movimiento

el todo será y un tanto de ello morirá.

Cuando solo exista el pasado quizá

el sol que al mundo iluminó,

al apagarse, olvido será.

Así podré al final, eternamente descansar.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.