Simon Abadia

Vida evolutiva

Vida evolutiva

No he visto nunca fruto antes que flor
si que veo tus ojos llenos de alma
cuando cada mañana das en calma
suspiros suaves y  llenos de amor.

Sobresalen tus flores matinales
con albores que llenan de colores
los tiempos otoñales que, de amores,
me quitan los espinos  invernales.

Pasan días asiduos en cadena
y nuestras rosas se quedan desnudas
sin pétalos,  por viento que cercena.

Pienso con soledades y con pena
y me vienen las restas con las dudas
notando el poco tiempo que me queda.  



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.