Cristian Jovani

NIMBO

No hay tiempo para el reposo
¡Ya no hay plazo…! ¡ya no hay plazo…! 
el horario es muy costoso,
te va cobrando a lanzazo.

No hay tiempo llano ni inmenso, 
no hay ni en el oscuro vino,
un rojizo claro e intenso. 
Queda aguardar al divino.

Y quitar los guarros trapos,
los gargajos que oscurecen
tus corpúsculos guiñapos
que a ti bellos te parecen.

¡Ah! nimbo ¡ah! nimbo sí vienes
bien nevado en una noria
Dime nimbo: ¿cuánto tienes
buscando tu vanagloria?



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.