Alfonso Torres Jimenez

Al querer llenar la calle de palabras.

Al querer llenar la calle de palabras
Nos rompieron el rostro sus miradas,
sus ascéticas sonrisas delictivas.

Pájaros diversos salpicaban vientos
Devorando anchas madrugadas

Y al fin se hizo el silencio,

Se coronaron las altas cenizas,

Como penumbra inundará el vaho,

Se habían intentado todas las angustias.

En lagos bañados por anfibios
se oyó decir del murmullo de los ecos

Mientras siderales bocas ,

colecciones de estratégicas estrellas,

Se repartían  impávidas las amapolas

Y una  tristeza inmensa
cerraba los ojos para el sueño.

Y ganó de nuevo la tarde a la aurora

En su lucha continua contra la razón.

Alfonso torres. Granada



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.