Julio Noel

Eres la hija del mar que siempre soñé en mis sueños

Eres la hija del mar que siempre soñé en mis sueños,

eres la sirena que cautiva con su canto

mi pensamiento, eres el origen de mi llanto

cuando te ausentas en mis paseos marismeños.

 

En la alborada rutilan tus ojos risueños

como dos esmeraldas que tienen el encanto

de seducirme, o ser mi mayor desencanto

cuando de mi afligido corazón no son dueños.

 

Cesa ya, oh seráfica sílfide divina,

de ocasionar en mí tanto lamento y dolor.

Libera a tu cautivo de esta vida mezquina

 

y así poder pasar a una vida mejor.

No dejes que se consuma con tanto tormento

viviendo esta vida de continuo sufrimiento.

 

Canciones de amor.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.