F-JAZ

El cuarto

¿Y dónde estás, cuando te amaba?

cuando las sombras cubrían mi cama

y la noche eterna no daba tregua

a la piel desesperada por tus manos

 

¡¿Y dónde estás, cuando te llame?!

Y los ecos no rompían las distancias

cuando este cuarto aplastó mis ganas

de poner una pierne frente a la otra

 

Ya no queda agua en estos ojos vacíos.

El nudo de los mil demonios en la garganta.

La anestesia pura de los sin sentido...

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.