BlackEar

Quiebre

 

Se trizan las rocas, se quitan las amarras

El silencio se desvanece al son del ocaso

Mi pregunta del día me ha invalidado 

Y espera un nuevo huésped, de quien emerger

 

Los sentimientos son confusos al romper el letargo

Y han dejado huellas en mi alma cautiva 

Cual ave libre de una prisión cristalina

Me he detenido en el tiempo, sin poder crecer

 

Los versos que proyecto me son esperanzadores 

Y no encuentro en el cielo nubes enigmáticas

Mi camino se ha abierto tras espaldas cansadas

La fortuna es una aliada bajo un rostro de humildad

Pero no termino en estas notas

Cantando bajo un parrón de eternas uvas

Mas pretendo llegar al lugar de paz

Cuyos recuerdos siempre me han de acompañar

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.