Al Duborg

Orinoco...

Escondida entre la selva

 una gigante serpiente,

 fertiliza en su vertiente

los lirios de la ribera,

tiene espalda plateada

 lengua bífida de barro,

tallada en cada guijarro

 su dermis deja tatuada.

Las "pirañas" son rivales

al devorar el meandro

y los afluentes remando

compiten con los "caimanes",

la víbora "tongonea"

¡la cola con mucho estilo!

  turba el agua con sigilo

y al delta le “coquetea".

Todo el paisaje describe

 lo plano de sus montañas

y el oro de sus entrañas

pasa adornando "El Caribe".



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.