Al Duborg

Canto de arrullo

Proveedora de luz

mi fértil valle de arcilla

tu instinto nadie mancilla

aferrada ante una cruz,

¡eres la tierra...!

¡eres el agua...!

¡eres el aire...!

¡eres la llama...!

en una canción de cuna,

es el arrullo que canta

tu pecho es leche de santa,

mujer, como tú ninguna.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.