Jess Delargge

No Tengo Nada De Ti

No tengo nada de ti,

Viniste como acostumbras,

Como una serendipia

Pero te fuiste como siempre

Como un cobarde

Culpándome

Mirándome a los ojos

Como si no tuvieras que explicar nada

Y no tengo nada de ti

Parece que no vivimos lo más bello

Parece que tus manos jamás me tocaron

Que nuestros labios no se conocen

Que tu alma y la mia no se entrelazaron

En algo tan inmenso como el amor

Y todo el mundo preguntando si nos conocemos…

Y todo el mundo mirando una amistad sencilla

Porque no tengo nada de ti

Aunque te recuerdo,

Te recuerdo como un amanecer con cada color del arcoiris

Lo más bello que he visto

Pero aunque en el recuerdo te encuentro lleno de dulzura

Aquí, en esta realidad, eres mi más grande tortura

Siempre has tenido mi corazón en tus manos

¿Porqué elegiste la peor opción para él?

Mi existencia se está despedazando

Aquí, mientras te pienso

Llegas para recordar la perfección de tu existencia

Llegas y me muestras todo aquello que no es mio

Todo aquello que me llena el alma y me eleva

Por donde parece ser una vida sublime,

Y donde está todo aquello que siempre pedí

Y tú

Quien me regala este pedacito de cielo

Tú que me miras con amor

Y me ilusionas como nadie

También llegas para aniquilarlo todo

Y retirarte con la misma sonrisa con la que llegaste..

Y aun así,

No tengo nada de ti

 

Te palpo en el aire

Logro sentir tu alma

Estamos ahí de nuevo

En ese paraíso que es solo nuestro

A donde llegamos solo cuando uno guía al otro

Donde tu mano me sostiene

Y te sonrío para que te llenes de confianza

“Continua..

Camina conmigo..

Te amaré por siempre..

Me amaras por siempre..

Estamos a salvo..”

Nos decimos con la mirada

Mientras nuestros cuerpos desaparecen

Y estamos dentro de la eternidad

A donde pertenece este amor

Esta entrega única de existencia

Y la sensación de tus manos tocándome

Ahora es una luz que me ilumina

Completamente y para siempre

La dulzura de tus ojos me abraza

Y yo te rodeo inmensamente

Con el amor que te tengo

Sin ese vacío del tiempo que se acaba

Sin la frialdad de nuestros cuerpos

Que eventualmente se despegan

Sin espacio ni tiempo

Sin ninguna ley y sin preguntas o respuestas

Ahí es a donde vamos

Cada que esta vida nos regala

Pero sigo aquí, sin ti

Y no tengo nada de ti,

¿Donde coincidir?

¿Donde reemplazar los errores?

¿Donde encontrar la misma fortuna

Que tuve al conocerte?

Te busco, me ahogo

Te miro, me asfixio

Te nombro y estoy mirando mi final

Y así te rindes, con la ambivalencia

De esta vida, que es permanente

Te pones tu coraza de cobardía

Y decides que ha sido suficiente

Que es hora de poner punto final

Al amanecer de mis noches más oscuras

Ojalá estuvieras aquí, mientras me haces pedazos

Ojalá algo tan dulce y real como tú

Me abrazara mientras me lleno de tristeza

Al ver al amor de mi vida llenándome de odio

Traicionando sus propias palabras

Paralizando los latidos de su propio corazón

Marchándose sin dejar nada de ti.

Quisiera que me preguntaras más sobre mi amor

Así sabrías cuanto te amo

Así sabrías que no hay nada que no esté dispuesta hacer

Para que regreses

Para que te quedes

Para que me abraces

Quisiera que me preguntaras si quiero desaparecer

O quedarme a vivir este amor para siempre

Quisiera que me preguntaras si eres suficiente para mí

Si me enamore desde que conocí tu corazón

O la plenitud de tu alma navegando por este mundo

Pregúntame si en mi mente

Hay algo más importante que hacerte feliz

Acércate y lléname de tus dudas

Quiero responderlas todas

Quiero desnudarme con las respuestas

Que me da el amor que te tengo

Porque volteo y busco

Pero no tengo nada de ti

Ni tu voz, ni tu piel

Tu mirada, o tu abrazo

No estás

Y no tengo nada de ti.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.