alupego (Ángel L. Pérez)

VOLVERÁN CUANDO HAGA FALTA

VOLVERÁN CUANDO HAGA FALTA

Cuando se esfuma la sombra,
la realidad se abre paso,
con la distancia precisa,
para que nada haga daño.
Y las palabras se olviden,
como se olvida el pecado.
Camina bien disfrazado,
quien imita a la otra vida.

Guarda la luz su poder,
para mantenerla a salvo.
A salvo de las penumbras,
que vigilan de soslayo.
Dolor en los sabios ojos,
que se abren asombrados,
y se cierran con enojo.
Con las luces entreabiertas,
para mirar poco a poco.
Que no deslumbre la vida,
que no frene los antojos.

Cambia lo noble la envidia,
que orgullosa se prodiga,
y sin rubor hace nido,
en lo profundo y más hondo.
Paseándose sin prisa,
con andares que dominan,
con ropajes de oro y lino,
para abducir a quien mira,
y hundirlo en su propio gozo.

Cuando la vida camina,
por senderos luminosos,
destellos brotan brillantes,
en los atrevidos ojos.
Y huye despavorida,
la sombra desafiante.
Laten las sienes del tiempo,
que la vida determinan.
Pausadamente unas veces,
otras con pavor y prisa.
Fugaces luces que anuncian,
amores y desventuras.

Se deshacen las volutas,
del pasado que se olvida.
Difuminando sus formas,
los olores y caricias.
Fantasmas entre emociones,
vienen y van a escondidas.
Entre tibias nebulosas,
se repliegan o claudican.
El aire se torna cálido,
y los sentidos se enfrían.

Se van las primeras luces,
con la lección aprendida.
Con su bagaje de anhelos,
y su olor a carne viva.
Volverán cuando haga falta,
cuando lo mande la vida.
A.L.
http://alupego.blogspot.es
14/08/2019



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.