EDALTO

NAVEGANTE

NAVEGANTE

 

Al vaivén de cristales olas

Sin trampas a remo limpio

Mi bote

En tres puertos pudo anclar.

 

En lo profundo del océano

Hay misterios enredados

De mi ansiada travesía

En cada estancia, brotaron gemas.

 

Por casualidad arribaron en verano

Septiembre, cobijo a media luna

Diciembre, estrella perdida a mis ojos

Octubre y noviembre, abrigados en su esplendor.

 

Mi barca con velas firmes

Navega a la deriva agitando ilusiones

Queriendo otro puerto abrazar.

 

Garbos divino Dios

Por las dársenas y rubíes

Inspiración de mi atrancada existencia.

 

Autor: EDALTO

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.