Katalina Camus

ABRÍ MIS MUSLOS PARA RECIBIRTE

 

 

Abrí mis muslos para recibirte

dejando que tus manos

rasgaran de par en par mi piel,

tus labios hicieron camino

hacia la llama prohibida

de este secreto antiguo.

Fue tu ardor mi condena

poción inequívoca

hecha de espinas en miel,

cocinada a fuego lento

en el corto lapso que el sexo

encendió las sombras celestinas,

cómplices eternas del pecado

Abrí mis muslos para abrigarte

condenando mi alma

en un solo instante.

Y en el corto momento

de tu fuego prohibido

me quemé entera.

 

 

Comentarios5

  • Ángela Teresa Grigera Moreno

    un bonito poema erótico felicidades
    saludos

  • VOZ DE TRUENO

    Muy lindo...

    Saluditos

  • Luis E. Calderon Romero

    Escrito con tinta mezclada con hormonas.-Muy bueno

  • GPSilos

    Me gustó, excelente

  • Mallito

    Y en el corto momento
    de tu fuego prohibido
    me quemé entera. Intenso, erótico.
    Excelente poema.
    Saludos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.