MANZANILLA

UNA ESTAMPA DEL PASADO...



Y ahí está, con sus colmenáres al viento

viendo como pasan los años

añejo ya, sentado en lo alto del cerro

vigilante del pueblo y de la mañana

 

suspiran las piedras, aliñadas

en ordén y fuego, la vieja capa

oxidadas las murallas

de musgo y tierra, abandonadas

 

a sus pies, aún suspiran los olivos

su guardia real, centinelas del tiempo

en sus mazmorras se escuchan

en las tardes de invierno, sus lamentos

 

y los gritos en ordén de batalla

en los oscuros laberintos

y en sus altas murallas

arqueros, lanceros y espadas

 

abajo, en el foso de oscura agua

se refleja la soldadesca inanimada

quema en el cielo, el sol de mediodía

mientras sueña, con viejos amores

 

en el alma de piedra y bronce su mirada

de aquella doncella que vive en la torre

junto a su sirvienta o esclava

que cose su ajuar de boda

 

mientras abajo lo juglares cantan

romances de guerras y historias

en los flecos de su tierna mirada

divertían a sus damas

 

cantando mil historias de amores

de caballeros de espuma

que el viento se lleva en el silencío

quizás se duermen, cansados los recuerdos

 

cuando despierta el alba

y el sol lo pinta de oro

parece un gigante que se levanta

en un horizonte nuevo

 

el castillo de Belalcázar

que está cerca de mi pueblo

y desde allí, mi corazón lo abraza

y lo guarda como recuerdo..

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios1

  • Carmen Ubeda Ferrer

    Nostálgico recuerdo y muy buena historia es la relatas en tus estrofas. Ha sido muy agradable leer tus letras.
    Saludos afectuosos de
    Carmen.

    • MANZANILLA

      Muchísimas gracias Carmen, por visitar este monumento, en verdad está lleno de recuerdos que en el alma descansan...Saludos afectuosos tambien para ti...MANZANILLA.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.