urescritor

PENSAMIENTOS DISPERSOS (1978-1987)

 

 

«Hay en estos pensamientos de Jiménez Ure una admirable voluntad de captar la verdad más allá de esquemas, ideologías, prejuicios. Desgajados de una ya vasta obra periodística, adquieren sabor nietzscheano por su osada agudeza. Constituye, sobre todo, promesa y preámbulo de un filosofar futuro que llegará, sin duda, con la forma de apotegma, cuento, ensayo o poema. Ponen una nota inusitadamente reflexiva y profunda en las letras venezolanas de hoy»

(https://es.wikipedia.org/wiki/Ángel_Cappelletti)

En la contraportada del libro, Caracas, 1988 

(Dedico a Sofía y Carlos Rangel)

 

«La realidad fue la primera de las invenciones registras en el Universo»

[I, en el diario Últimas Noticias, Caracas, 04-03-1978]

 

«Los criminales desaparecerán el día cuando no hallen la más lógica respuesta a sus actos: el castigo. Existe el crimen virtud a una pena que en códigos legislativos espera, absurdamente, la presencia de un culpable»

 [II, en el diario Últimas Noticias, Caracas, 02-09-1979]

 

 «Psíquicamente, el Espacio Vacío sería la ignorancia: su antítesis todo cuanto da forma a La Nada»

 [III, en el diario Últimas Noticias, Caracas, 02-09-1979]

 

«Todo hombre ignora, y su transitoriedad física agrava con su indeterminismo»

 [IV, en el diario Últimas Noticias, Caracas, 02-09-1979]

 

«Porque son capaces de pensar deductivamente, los hombres cultos atentan contra lo instaurado»

[V, en el diario Últimas Noticias, Caracas, 02-09-1979]

 

«Entre la Libertad Absoluta y la Libertad Infinita un abismo surca: porque, la primera es una utopía de la Conciencia Individual y la segunda degeneración del Poder que se muestra invulnerable. Sus acciones no (aceptan) toleran enjuiciamiento»

[VI, en el diario El Nacional, Caracas, 13-07-1980]

 

«Existe una Moral Individual, una exigencia de respeto necesario y mutuo, un límite que no impone, explícita, la Jerarquía Social»

[VII, en el diario El Nacional, Caracas, 13-07-1980]

 

«Será fascista cualquier gobierno que, mediante la intimidación, se atribuya el derecho dirigir nuestras voliciones: abolir rebeldes y siempre que pretenda dictar lo que repudiaremos»

 [VIII, en el diario El Nacional, Caracas, 27-07-1980]

 

«Los admirables destinos de ciertos hombres parecieron haber sido dictados por algún dios. Empero, pocos estuvieron al mando en distintas naciones»

 [IX, en el diario El Nacional, Caracas, 03-11-1981]

 

«Promovemos lo mundano, la reputación apresurada que otorga la persuasión política, el enriquecimiento ilícito, culto a mitos, supersticiones crímenes cuando no exigimos castigos»

 [X, en el diario El Nacional, Caracas, 18-02-1982]

 

«La esperanza es para el Hombre un hipotético devenir que le impide actuar sesudo ante vicisitudes: su probable salvación, pero igual verdugo»

[XI, en el diario El Nacional, Caracas, 27-02-1982]

 

«La esperanza es para el Hombre un hipotético devenir que le impide actuar sesudo ante vicisitudes: su probable salvación, pero igual verdugo»

[XII, en el diario El Nacional, Caracas, 27-02-1982]

 

«Los auténticos enemigos del Vulgo son esos mitohombres que las civilizaciones denominan líderes: los políticos, demagogos que conducen al ente anónimo hacia la destrucción. Valiéndose del poder, armas o leyes, ad infinitum oprimen»

[XIII, en el diario

El Nacional, Caracas, 27-02-1982]

 

«Los auténticos enemigos del Vulgo son esos mitohombres que las civilizaciones denominan líderes: los políticos, demagogos que conducen al individuo hacia la destrucción. Valiéndose del poder, armas o leyes, ad infinitum oprimen»

[XIV, en el diario El Nacional, Caracas, 27-02-1982]

 

«Grande una nación cuando se autoabastece y practica la Justicia Social. Miserable por causa de quienes, obsedidos por la ambición, enfilan para conquistar pueblos»

 [XV, en el diario El Nacional, Caracas, 28-02-1982]

 

«El suicidio es, fuera de nuestros sentidos, la precipitación de un suceso que pretende un fin representado corpóreamente por lo finito, y la perpetuidad conjetural»

[XVI, en el diario El Nacional, Caracas, 10-05-1983]

 

«El suicidio es, fuera de nuestros sentidos, la precipitación de un suceso que pretende un fin representado corpóreamente por lo finito, y la perpetuidad conjetural»

 [XVII, en el diario El Nacional, Caracas, 10-05-1983]

 

«Los hombres deberíamos honrar la praxis del mando y no, como es frecuente, transformarlo en proyectil para herir con impunidad al prójimo»

[XVIII, en el diario El Nacional, Caracas, 26-05-1983]

 

«La volitiva disciplina social nos hace tan inconmensurablemente libres como la prepotencia miserables»

[XIX, en el diario El Nacional, Caracas, 26-05-1983]

 

«Para un auténtico hacedor, la acción de escribir no es una aventura signada por la transitoriedad»

 [XX, en el diario El Nacional, Caracas, 26-05-1983]

 

«El Hombre no sabe que es indivisible conforme a su naturaleza científica. Presume, el mundo nació y morirá con él»

 

[XXI, en el diario El Nacional, Caracas, 12-01-1984]

 

«Parece suicida emplear el poder para reorientar comportamientos: en beneficio de una sociedad corrompida, la rectitud es sólo un vocablo de moralistas»

 [XXII, en el diario El Nacional, Caracas, 12-07-1984]

 

«Parece suicida emplear el poder para reorientar comportamientos: en beneficio de una sociedad corrompida, la rectitud es sólo un vocablo de moralistas»

[XXIII, en el diario 

El Nacional, Caracas, 12-07-1984]

 

«¿Qué debemos abominar o corregir: el placer cuando cometemos o la transgresión de normas»

[XXIV, en el diario El Nacional, Caracas, 12-07-1984]

 

«El Ser Humano fluye entre su devoción por la tortura (psicofísica) y la superstición que fomenta mediante múltiples cultos religiosos, con su destructiva carga de fetiches»

[XXV, en el diario El Nacional, Caracas, 28-09-1984]

 

«Los códigos para el enjuiciamiento de criminales registran invenciones por delitos»

[XXVI, en el diario El Nacional, Caracas, 13-07-1985]

 

«La obediencia es virtud, nobleza y espiritualidad sólo cuando fortalece la jurisprudencia de la verdad apartada de la intimidación»

[XXVII, en el diario El Universal, Caracas, 29-06-1986]

 

«Los políticos buscan a corruptos y aduladores para que los primeros les provean ilícitos próceres impresos mientras los segundos propugnen sean beatificados»

[XXVIII, en el diario El Universal, Caracas, 29-06-1986]

 

«Mientras existan hombres ansiosos por dominarse, las guerras serán inevitables: parece genética nuestra inclinación hacia la violencia»

[XXIX, en el diario El Nacional, Caracas, 20-11-1986]

 

«De habitantes salvajes y violentos de un planeta agraciado por sus recursos naturales, pasamos formar parte de enjambres fanáticos del fratricidio: aparte, somos diestros en querellar (nos) por abstracciones conceptuales»

[XXX, en el diario El Nacional, Caracas, 08-01-1987]

 

«Nuestro fin primordial ha sido, la Historia mediante, acumular bienes inmuebles y próceres impresos»

[XXXI, en el diario El Nacional, Caracas, 08-01-1987]

 

«Las reyertas que suscitan las discusiones de naturaleza ideológica son el público ruido de valores cambiarios»

[XXXII, en el diario El Nacional, Caracas, 08-01-1987]

 

«Los principios son proposiciones éticas que preceden acciones volitivas de personas orgullosas de sus convicciones»

[XXXIII, en el diario El Nacional, Caracas, 23-01-1987]

 

«Un hombre deviene superior a otro cuando advierte que debe aprender a inquirir (lo)»

[XXXIV, en el diario El Nacional, Caracas, 30-01-1987]

 

«El Hombre es doble cobarde porque claudica para luego adecuarse»

[XXXV, en el diario El Nacional, Caracas, 30-01-1987]

 

«La servidumbre política es derrota, la capacidad de adaptarnos a cualquier sistema de gobierno cualidad de primates y el adoctrinamiento una estrategia perfecta para esclavizar imbéciles»

[XXXVI, en el diario El Nacional, Caracas, 30-01-1987]

 

«El Hombre es proclive promover tumultos. No sólo por instinto de supervivencia, propendemos asociarnos: igual lo hacemos impulsados por un milenario y metafísico temor a vivir en desacato. Necesitamos obedecer, seguir a iluminados, mortales excepcionales que representen a dioses en la Tierra»

[XXXVII, en el diario El Nacional, Caracas, 30-01-1987]

 

«Habría estado ansioso de perversiones el dios que nos creó malvados y benévolos»

[XXXVIII, en el diario El Nacional, Caracas, 30-01-1987]

 

«Las lesiones que infligimos son de la Justicia o Juicio. De las primeras aquellas por la autoridad de la Ley. La otras responden a propósitos personajes, alevosos y premeditados: provocar perjuicios fortuitos, robar, et.»

 

[XXXIX, en el diario El Vigilante, Mérida, 02-02-1987]

 

«Hay que ser imbécil o intelectualmente menudo para presumir que la patria es un santuario ante el cual, enajenados, los ciudadanos debemos arrodillar. Es sólo proclamación de pertenencia territorial»

[XL, en el diario El Nacional, Caracas, 12-02-1987]

«Somos mejores (admirables, justos, decentes) apartados de las perversiones: pero, menos felices porque la concupiscencia es seductora»

[XLI, en el diario El Vigilante, Mérida, 20-02-1987]

 

«Aun cuando la Ley autorice reprimir a quienes desestabilizan el órden jurídico social, nunca será justo infligir daño por motivos diferentes al instinto de supervivencia»

[XLII, en el diario El Vigilante, Mérida, 20-02-1987]

 

«De la Justicia Absoluta ningún castigo: empero, las reprimendas sirven para mantenernos temporalmente en tregua»

[XLIII, en el diario El Vigilante, Mérida, 20-02-1987]

 

«Inventadas para matar, las armas de guerra lucen insustituibles instrumentos cuando la sociedad debe aplicar e impartir justicia»

[XLIV, en el diario El Vigilante, Mérida, 20-02-1987]

 

«La Justicia es la formulación de normas morales que las tribus están obligadas acatar y aplicar para prevenir o castigar el desenfreno de sus miembros»

 

 

[XLV, en el diario El Vigilante, Mérida, 20-02-1987]

 

«Pareciera inmanente al Ser Humano (infatuarse) querellarse en función de acumular dominios, alimentos y mandos bajo preceptos»

[XLVI, en el diario El Universal, Caracas, 22-02-1987]

 

«Quizá legajo hereje en registros tribales, la Justicia que fija límites a nuestras acciones»

[XLVII, en el diario El Vigilante, Mérida, 22-02-1987]

 

«Inaplicable fuera de nuestra psiquis, la Libertad Intelectual sólo es posible irreverente»

[XLVIII, en el diario El Universal, Caracas, 22-02-1987]

 

«No somos sino (ci) viles, adictos de sentarnos sobre la demencia: palco desde el cual el mundo trajea con leyes, retórica y mitotesis tras unos fulleros llamados vigías»

[XLIX, en el diario El Universal, Caracas, 22-02-1987]

 

«Quienes representan al Estado son los responsables de las desviaciones morales o comportamiento virtuoso de los ciudadanos: de su prosperidad, ruina o muerte tras infatuados discursos»

[L, en el diario El Universal, Caracas, 28-02-1987]

 

«La prevaricación, despotismo, terrorismo (psicológico, judicial, ejecutivo, legislativo, et.) y la represión policial-militar, más que el fomento de la educación, cultura, fraternidad, asistencia sanitaria y solidaridad, son los fines ocultos del Funcionariado Mayor de Estado»

 

[LI, en el diario El Universal, Caracas, 28-02-1987]

 

«De predadores (es decir: conspiradores) pasamos a defensores y custodias de cuanto imponemos. Sólo cuando los principios a los cuales adherimos no rigen un mandato, seremos, irreductiblemente, forajidos»

[LII, en el diario El Nacional, Caracas, 21-03-1987]

 

«El denominador común entre quienes adoptan ideologías es separarse de la lucidez, la Razón Inmanente, mientras publicitan que sus creencias son infalibles»

[LIII, en el diario El Nacional, Caracas, 21-03-1987]

 

«Entre la Moral Nacional y la Individual elijo la mía para guiar mis acciones, impulsada por buenas o malas acciones conforme a riesgos de antojo personal. La otra es catecismo político: pretende sojuzgar (nos) con leyes, impedir análisis, cuestionamientos y sublevaciones. Sus párrafos son apologías de la presencia omnipotente y arbitraria del Estado»

[LIV, en el diario El Nacional, Caracas, 27-03-1987]

«La Verdad debería ser el eje en redor del cual gire la Ética»

[LV, en el diario El Nacional, Caracas, 27-03-1987]

 

«El hombre ordinario actúa a partir de causalidades: sospecha respecto a su condición indivisible, pero acepta lo adoctrinen para convertirlo en idiota»

[LVI, en el diario El Nacional, Caracas, 05-04-1987]

 

«Insobornable, contrario a enseñanzas de militante, mi pensamiento adversa que hostiles o cooperadores pacíficos pretendan adoctrinarnos»

[LVII, en el diario El Nacional, Caracas, 05-04-1987]

«Lo público no es impudicia, el coraje ocultamiento, las tesis filosóficas divertimento intelectual: es menester atrevernos con pensamientos que sean explosivos»

[LVIII, en el diario El Nacional, Caracas, 05-04-1987]

 

«No podemos evolucionar cuando nuestro pensamiento está amordazado y bajo custodia»

[LIX, en el diario El Vigilante, Mérida, 07-04-1987]

 

«La Libertad de Expresión no debe utilizarse para disparar proyectiles contra inocentes y encubrir (tras paga mercenaria) las acciones abominables de culpables»

[LX, en el diario El Vigilante, Mérida, 07-04-1987]

 

«Los déspotas viven convencidos de haber sido predestinados pertenecer a castas de ciudadanos económica y políticamente privilegiados. Son grandilocuentes temiéndonos, y por ello evitan descender hacia donde la auténtica Inteligencia Superior permanece alerta»

 [LXI, en el diario El Vigilante, Mérida, 07-04-1987]

 

«Si un niño luce fuera de control a causa de su espontánea imprudencia, el político arquetipal siempre lo está fijándole límites a nuestros derechos universales. Los infantes van adaptándose a un orden conceptual, los burócratas cercan el Libre Albedrío de asociados en repúblicas»

[LXII, en el diario El Universal, Caracas, 30-08-1987]

 

«No puede haber (volición) libertad bajo regimiento, ni paz entre los hombres sin el arbitraje de la Ley. Infortunadamente»

[LXIII, en el diario El Nacional, Caracas, 17-09-1987]

 

«No puede haber (volición) libertad bajo regimiento, ni paz entre los hombres sin el arbitraje de la Ley. Infortunadamente»

[LXIV, en el diario El Nacional, Caracas, 17-09-1987]

 

«Los (ideólogos) gerentes de la eficiencia producen alimentos para consumo masivo, crean industrias textiles, muebles, constructoras de edificaciones, et., para la felicidad de todos. Desarrollan naciones, pero: políticos mediocres, demagogos y oportunistas los estigmatizan como explotadores»

[LXV, en el diario El Universal, Caracas, 27-09-1987]

 

«Los burócratas son víboras que merodean oficinas públicas, corresponsables de dispendios, una enfermedad contagiosa que de forma progresiva destruye las defensas de un corpus jurídico llamado Estado de la Nación»

[LXVI, en el diario El Universal, Caracas, 27-09-1987]

 

«Si de alguien, entidad o cosa dependes para subsistir, por foránea voluntad igual envileces o degeneras»

[LXVII, en el diario El Nacional, Caracas, 15-10-1987]

 

«Si de mí dependiese, no conmutaría la Pena Capital a capturados individuos que fueron esbirros y perseguidores. Hostigaron, malograron la vida de inocentes o los asesinaron porque rechazaban sus opiniones y no adherían a sistemas de gobierno que procuran mantener vigentes el horror político»

[LXIII, en el diario El Universal, Caracas, 15-11-1987]

 

«La existencia del Hombre ha estado signada por el horror. La condición humana no es sino cualidad abominable peor que la de animales tenidos por irracionales. Porque, entre matar por instinto de supervivencia o abstracciones hay un enorme y demarcador surco»

[LXIX, en el diario El Universal, Caracas, 15-11-1987]

 

«No ha existido asunto más urgente entre los seres humanos que la búsqueda del Poder con mayúscula: la conquista de un (mundo) mando, la apropiación de próceres impresos ajenos, investiduras oficiales y creación de regimientos. Por ello, el Poder no corrompe: es perversión. Encanto, histrionismo: transforma, destruye y en rarísimas ocasiones nos provee felicidad»

[LXX, en el diario El Nacional, Caracas, 15-12-1987]

 

«La persona que anhele investiduras y ser respetada por el Vulgo debe empezar por adoptar principios de la Ética. El pueblo, que absurda y dócilmente acepta ser manipulado, irresponsable confiere poder a quienes antes condenó por villanías»

[LXXI, en el diario El Nacional, Caracas, 23-12-1987]

 

POST-SCRIPTUM

 

El insomnio, mío, es un corredor obscuro en cuyos extremos hay luz. La dama obscena, obcecada y hermosa que me incita poseerla sin fin: falotrarla hasta el alba, como la Filosofía. Empero, no soy ni seré un académico de tan maravillosa disciplina. Sólo escritor.

Mediante este libro, no pretendo merecer el título de filósofo: aun cuando me reconozca diletante. Mucho he admirado y respetado a los verdaderos, e, infinitamente, he deseado merecer el calificativo de pensador.

[Alberto JIMÉNEZ URE, en Mérida, el 28-01-1988]

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.