el brujo de letziaga

-- Dios me vive --

Pastoreo por el valle,
y pongo los ojos en la cruz del monte,
también en la nube
que aislada glorifica su nombre...

 

Entre las inmensas claridades
Dios me vive,
en las aguas silentes
y en la sombra alargada de la tarde...

 

Ya estoy exangüe,
la oveja al redil... y al nido el ave,
cual homenaje
al sol que apagó su lumbre...

 

Y yo me quedé,
allí enfrente para poder entender,
lo que es la noche
en la fe de su luz indulgente...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.