Luis Alvarez

MIS OTROS DOS PASTORES

 

 

                                                                                 Para: 

                                                                                 Luis  Gabriel

                                                                                        y

                                                                                  Samuel Alejandro.

Dos pequeños arroyos

que han regado mis abruptos senderos

para quitar despojos

de un sinuoso camino.

Luis y Samuel cual nuevos aladinos 

quieren iluminar a un mundo entero;

sus manos pulsarán

la lira de mis sueños,

como valientes mirlos

que harñan hogar hasta en los nidos ciegos.

Sus hogares harán en un mañana,

hasta en las peligrosas aguileras,

porque tendrán el temple

de abrir todas las brechas

sin importar las creces,

como han hecho sus padres

y también el abuelo,

iniciando otra senda

y buscando otros lares.

 

Salud, pequeños míos,

continúen el rumbo

hacia un país distinto,

una patria distinta,

sin pensar avalúos.

Sí, los tiernos sentires en sus vidas.

 

Adelante, pequeños,

como nuevos pastores,

como nuevos aedos 

y así serán sus dones.

 

 

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.