Pyck05

MEMORIA TUYA...

Memoria tuya,
tan frágil y tan débil,
nunca me olvides.

Y si lo haces,
escóndeme en un hueco
de tu desván.

En ese altillo
están las mariposas
muy silenciosas.

Y yo, con ellas,
seré mudo, y testigo,
de tus sonrisas.

Pero si lloras,
seré también la rosa
que regarás.

Porque la lluvia
vendrá desde los cielos
a mis pupilas.

Quizás un día,
despierten los recuerdos
y me sonrías.

No quiero versos,
ni letras de nostalgia
en los poemas.

Te quiero a ti,
mi tierna mariposa,
¡quiero tu luz!

Rafael Sánchez Ortega ©
29/06/19



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.