JOHNNY MONTENEGRO

EN TU MUERTE

 

Esos tus labios antaño rosas
eran dos pétalos de flor marchitos
dos líneas lúgubres en prosas;
¡Casi muertos pero aun bonitos!

Aquella tu piel de tersa seda
se coloreó en funesto mármol;
es triste ver como muerto queda
pero aun de pie el inerme árbol.

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.